Ejercicios de ilustración para fomentar la imaginación

Monday 4 July, 2022

No dejes de fomentar tu imaginación con estos ejercicios que seguro serán de mucha utilidad a la hora crear ilustraciones.

Para los ilustradores no es suficiente contar con el dominio de técnicas y un arsenal de materiales, inclusive tener el espacio adecuado y el tiempo suficiente para dedicarse a crear. A veces, hace falta algo que escapa de su control y que es totalmente imprescindible para comenzar a trabajar en cualquier diseño: imaginación, creatividad, inspiración o ideas.

Precisamente, la imaginación es un atributo intrínseco de los artistas y parte esencial del sello personal en sus creaciones. Sin embargo, existen momentos en que producir ideas y plasmarlas en un papel o a través de un dispositivo electrónico, es todo un reto. Por suerte, hay ejercicios de ilustración que ayudan a romper esos bloqueos e impulsan a desarrollar la creatividad, aquí te mostramos algunas de ellas.

1. Crear a partir de una simple mancha

En este ejercicio lo primero que tienes que hacer es poner sobre la mesa todos los materiales que tienes disponible. Son bienvenidos lápices de colores o pinturas de diferentes tipos, al igual que pinceles, rotuladores, trozos de tela y esponjas o cualquier otro objeto que sirva para crear texturas.

Luego, crea una mancha sobre el papel sin pensarlo mucho. En este caso, usar acrílico es recomendable al inicio, ya después puedes continuar combinando técnicas y materiales. A partir de allí comienza a hacer trazos, al ir avanzando irán surgiendo ideas que te permitirán dar el siguiente paso hasta darle la forma que quieras a tu diseño.

2. Escoge un objeto y dibújalo de varias maneras

Cuando no tienes un tema en específico en mente, este es otro ejercicio que te puede ayudar a generar ideas y ponerte a tono para abrir tu imaginación. Puedes comenzar mirando a tu alrededor, fija tu atención en algún objeto como un rincón del espacio donde te encuentras, una ventana o quizás un florero.

Después de haber escogido algo en qué enfocarte, imagínatelo en distintos escenarios, fondos o mundos paralelos, y en vez de hacer un solo dibujo, haz 10. Cambia los colores, el estilo y la perspectiva. Diviértete con tus bocetos y sin duda obtendrás resultados encantadores.

3. Déjate llevar por el caos

Si lo que deseas es darle rienda suelta a la imaginación, nada mejor que dejar que el caos se imponga sobre el control. Este es un buen ejercicio para salir de tu zona de confort e ir un poco más allá. Prueba dibujar con un lápiz diferente en cada mano. Fíjate en un objeto y comienza a representarlo en el papel con ambas manos a la vez, sin intentar controlar y sin pensarlo demasiado.

El resultado no tiene que ser perfecto, aunque puedes hacer retoques para darle el aspecto final. De hecho, ni siquiera tiene que ser un dibujo exacto de la pieza original, tal vez te sirva de idea para usarlo como base para otro diseño. De esta manera, lo que debería ser un cactus en una maceta podría convertirse al final en un castillo medieval, entre tantas cosas.

Otras recomendaciones para fomentar la imaginación

Efectivamente, el desarrollo de la imaginación surge a partir de diferentes elementos, entre ellos: el juego, el azar, los límites, la libertad y hasta el error. En realidad, cualquier vía es válida para que el ilustrador encuentre inspiración y su propio estilo. Es por eso por lo que las siguientes recomendaciones no están de más al momento de utilizar herramientas y estrategias que ayuden a incentivar la creatividad.

Prepara tarjetas o fichas de distintos colores clasificadas por categoría como por ejemplo: personajes y escenarios, mézclalas y escoge aleatoriamente una de cada una. Este juego de azar te dará una idea para tu próxima ilustración, podría ser una combinación inimaginable.

Por otro lado, un trozo de una canción, un mensaje de una película o un post en una red social puede darte la inspiración que necesitarás más adelante. Incluso, abrir un libro en cualquier parte y leer apenas una página puede abrirte un mundo de posibilidades. Igualmente, no confíes demasiado en tu memoria, toma notas de esas frases que te llamen la atención y guárdalas para cuando desees transformarlas en dibujos.

Aunque parezca contradictorio, en ciertos contextos los límites suelen ser liberadores. Si te encuentras frente a una página en blanco y no encuentras por dónde empezar, coloca cinta plástica en varias ubicaciones y con distintas inclinaciones. Utiliza las divisiones para imaginar qué puede encajar en esos espacios.

Finalmente, intenta dibujar de tal manera que el lado derecho de tu cerebro, que es el que rige la parte creativa, esté en funcionamiento.  Para lograr esto es recomendable realizar trazos veloces y ligeros sobre el papel, lo que incita también a que las ideas fluyan con libertad.

Si tienes otras formas de fomentar la imaginación, no dudes en compartirlas en nuestras redes sociales. ¡Manos a la obra!