5 acciones importantes para cuidar al planeta

Friday 27 May, 2022

Ya no hay tiempo para continuar ignorando la crisis climática que tenemos enfrente, tampoco hay excusas para quedarnos de brazos cruzados. Descubre 5 acciones que ayudarán a mejorar el planeta y conviértete en un agente de cambio.

 

En el mundo existen cerca de 8 mil millones de personas que irremediablemente con sus actividades diarias dejan su huella  en el planeta. No hay duda de que la forma de vida de los humanos afecta de manera significativa el ambiente donde se desenvuelve. En la actualidad, el inminente cambio climático es fruto de años de uso y abuso de los recursos naturales, sumado a la falta de acciones eficaces que mitiguen los daños causados.

 

¿Qué es el cambio climático y cuáles son sus consecuencias?

Se trata de la variación del clima del planeta asociada al aumento de la temperatura global. Esto se debe al incremento de la concentración de gases de efecto invernadero a partir de la quema de combustibles fósiles como gas, carbón y petróleo. Relacionado a esto, los vertederos de basura, el transporte, la energía, la agricultura y la industria son los principales emisores de dióxido de carbono y metano perjudiciales para la atmósfera.

 

Entre algunos de los eventos generados por el cambio climático se encuentran: escasez de agua, deshielo de los polos, aumento del nivel del mar, incendios, sequías, inundaciones y tormentas. Por supuesto, esto afecta directamente a la humanidad, amenaza la biodiversidad y los ecosistemas.

 

En definitiva, hemos llegado al punto en que se ha hecho urgente que ciudadanos, gobiernos y empresas junten esfuerzos para frenar el cambio climático. En caso contrario, el futuro no muy lejano del planeta puede ser devastador. Tal vez pienses que la mayor responsabilidad la tienen las grandes instituciones y el sector industrial, sin embargo, tú también eres parte importante a la hora de cuidar el planeta.

 

Aquí te compartimos 5 acciones importantes para cuidar el planeta que todos pueden aplicar:

 

1. Movilidad sostenible

Está claro que la mayoría de los vehículos de transporte funcionan con combustibles fósiles, es por eso que es importante hacer un uso racional de ellos. Considera caminar o andar en bicicleta en caso de tener que hacer un trayecto corto, además de evitar la emisión de gases contaminantes, ayudará a mantenerte saludable.

 

Por otro lado, utilizar el transporte público y agruparse para usar solo un coche para ir al trabajo son acciones que el  planeta valorará. En fin, el objetivo es reducir la cantidad de vehículos automotores que diariamente circulan en las urbes y así minimizar el impacto ambiental al momento de desplazarse.

 

2. Eficiencia energética

La idea es utilizar menos energía eléctrica sin que se vean afectadas las actividades o la calidad de vida que usualmente se tienen. Esto es posible al adquirir algunos hábitos y al hacer adaptaciones en el hogar, entre ellas:

 

  • Cambiar los focos tradicionales por lámparas fluorescentes.
  • Desconectar los aparatos eléctricos que no se estén usando.
  • Aprovechar al máximo la luz natural.
  • Comprobar que todo esté apagado al salir de casa.
  • Utilizar electrodomésticos diseñados para el ahorro energético.

 

3. Reciclaje y ahorro de recursos

Definitivamente, los desechos sólidos constituyen un gran problema. Los vertederos de basura se han convertido en uno de los mayores agentes emisores de metano. Adicionalmente, los residuos afectan el suelo, el agua y atentan contra la vida de los animales.

 

Desechar las pilas o el aceite de cocina usado en lugares dispuestos para ello, es una buena idea. Clasificar los residuos y colocarlos en diferentes contenedores por categorías como orgánico, papel, plástico o vidrio, también ayuda. Mejor aún es reutilizar de alguna manera los desechos orgánicos, los envases y cualquier objeto, al igual que usar bolsas ecológicas.

 

4. Alimentación consciente y compra responsable

Probablemente, ya sabías que la ganadería extensiva le hace daño al medio ambiente. De hecho, este sector contribuye a la emisión de gases de efecto invernadero en un 15%, además de la tala de árboles y el deterioro del suelo y la contaminación del agua. Podrías poner tu granito de arena consumiendo menos carne de este tipo.

 

Otra forma de reducir el impacto sobre el clima mediante un mayor control en la alimentación es adquirir frutas y verduras de temporada, preferiblemente de producción local. Adicionalmente, revisa los productos que tienes disponible en la nevera y la alacena, sácales provecho y evita desecharlos.

 

Para aumentar tu contribución con la conservación del planeta, intenta hacer compras más conscientes tomando en cuenta qué es lo que realmente es necesario para ti y tu familia. Piensa que cada cosa que compras puede tardar años en degradarse. Elige empaques amigables con el medio ambiente y marcas cuyas empresas tengan responsabilidad ambiental.

 

5. Sé embajador del cambio

Aunque las medidas para alcanzar un equilibrio en el clima requieren participación activa de todos los sectores de la sociedad, los ciudadanos son actores claves en el proceso. Tú puedes ser un ejemplo a seguir para tu comunidad, inclusive un educador para los más pequeños.

 

Investiga cuáles son los programas, planes y acuerdos internacionales para el cuidado del planeta, así como también los compromisos de tu país. Busca los espacios adecuados para expresar tu opinión, motiva a los que tienes alrededor y como consumidor demuestra tu fidelidad a las marcas que se inclinan por hacer aportes significativos por la conservación del hogar de todos.

 

Para terminar, lamentablemente la crisis climática es una realidad que nos golpea ahora mismo y las consecuencias son inevitables. Sin embargo, en manos de todos está minimizar el impacto y mejorar las condiciones ambientales.

 

Cada vez más países se comprometen con la meta de emisiones cero para el 2050 con acciones que se están ejecutando desde ya, mientras tanto ¿qué haces tú? Haz tus comentarios en nuestras redes sociales.